Historia

D. Emilio Calduch i Font, en su libro “LA MAGDALENA. ANTECEDENTES HISTORICOS”  nos cuenta lo que es y significa esta Hermandad, ubicada en la capital de la Plana, nos dice: “Es una Hermandad de gran importancia histórica, pues sus componentes tuvieron siempre la categoría de hidalgos y en el derecho civil y criminal antiguo, incluso en el riguroso fuero aragonés no se les podía jamás sujetar a la prueba de tormento, cualquiera que fuese su condición, pues dichos cofrades pueden serlos de todas las clases sociales.
La misión benefactora de dichos congregantes, es prestar fraternal asistencia a los condenados a muerte, confortándolos mientras están en capilla, acompañándolos cuando van al suplicio, animándolos a tener resignación hasta el último instante de sus existencias y asistiendo al entierro y sepultura de los mismos, velando sus cadáveres mientras se hallen los extintos de cuerpo presente.”

SUS ORÍGENES

Varias hipótesis aseguran que estas hermandades se fundaron en la época de la Reconquista. (Siglo XIII). Se trataban de hermandades promovidas por el mismo Jaume I. La expulsión de los moros hizo que se empezaran a dar prisioneros; era misión de la hermandad, pedir por el alma y la salvación de estos presos y acompañarles hasta el último momento, en el caso de ser condenados a muerte.

En la Reconquista, pese a las guerras, nunca se perdió el sentido de Dios. De este modo, surgieron estas organizaciones que pertenecían al Santo Oficio. Los miembros de esta hermandad gozaban de privilegios independientemente de su clase social. Se les consideraba hidalgos.

HISTORIA (1ª etapa)

La Hermandad de Paz y Caridad, como tal, ubicada en Castellón, puede tener una vida de entre 100 y 115 años.

Anterior  a la Guerra Civil se tiene constancia de un hecho que confirma la actuación de esta Hermandad y es el siguiente: en la playa de Castellón se halló un cadáver de una niña, fue acusado y condenado a pena de muerte un carabinero, pues bien “Paz y Caridad”, se encargó de estar con él hasta el momento de su ejecución.

Durante la guerra civil y después de esta, desempeñó un papel muy importante.
Su labor de estar cerca del preso les hizo valedores de un permiso especial para entrar en prisión.
Esta tarea hizo que incluso entrarán  a formar parte del refranero español, ya que era frecuente escuchar “No te salvará ni la paz ni la caridad.

Otro hecho que viene a constatar la presencia de esta Hermanad, se produjo sobre el año 1952-1953. Fue condenado a morir, con garrote vil, Joaquín Alvarez  Rodríguez, apodado “El Gallego”; acusado de dar muerte a Daniel Vivas Montolio, hijo del entonces alcalde de Zucaina. En la prisión de Castellón estuvieron con él, hasta el momento de su ejecución unos ocho o diez miembros de la Hermandad Paz y Caridad, como D. Ignacio Monferrer Barberá y D. Miguel Dolz González, realizando turnos de dos en dos.

Las conversaciones mantenidas con el preso fueron de diversa índole y siempre intentando dar una esperanza de una nueva vida que se iba a encontrar.Este hecho destacó en esta hermandad, pues todavía hoy se recuerda.

Durante varios años la Hermandad de Paz y Caridad fue la encargada de organizar varias procesiones de Castellón, de entre ellas cabe destacar la del Corpus Christi y la del Jueves Santo. También se encargó durante algunos años de la organización de “Els Carros Triunfals” en la procesión de Penitentes.

Esta Hermandad deja de ejercer el acompañamiento del preso aproximadamente en el año 1959. Durante los siguientes años sigue participando en algunas procesiones, como la procesión de penitentes organizada por la Muy Ilustre Cofradía de la Purísima Sangre y la procesión del Santo Entierro el Viernes Santo.

En el año 1960, se quemó el archivo de la cofradía, por lo que la información obtenida, es el testimonio de los miembros de la misma.

HISTORIA (2ª etapa)

Después de varios años de inactividad, en el año 1977, se reorganiza de nuevo la Hermandad, siendo su presidente D. Vicente Fortanet Blasco y a partir de ese año Paz y Caridad vuelve a participar en las procesiones de Castellón.
Año 1986, es nombrado presidente  D. Antonio López Salvador.

Año 1987, se realiza la imagen de la “Piedad”, paso titular de la Hermandad, desde este año se participa en la procesión del Viernes Santo con esta imagen.

Año 1994, se aprueban los nuevos estatutos de la Hermandad de Paz y Caridad, redactados por D. Javier Soler Agost; hasta esa fecha, la Hermandad, se regia por los estatutos aprobados por el Vicario General de Tortosa, con fecha 30 de Junio de 1950.

Año  1995, la Parroquia de Ntra. Sra. de la Esperanza de Castellón, cede el Cristo del Salvador de Sueras, a la Hermandad, para participar en la procesión del Viernes Santo, dicha imagen es llevada en la procesión con las andas de la imagen de Ntra. Sra. del Perpetuo Socorro.

Año  1996, se realiza las nuevas andas para el paso de “La Piedad”, las cuales son el actual trono con el que se procesiona la imagen.

Año  2000, es sustituido el Cristo del Salvador por el Cristo de la Trinidad, imagen que es portada en la procesión del Viernes Santo con las andas antiguas del paso de la Piedad. Esta imagen se procesiona desde hace 35 años en el Vía-Crucis de la Parroquia de la Santísima Trinidad, el Viernes Santo.

Año  2001, se realiza el estandarte de la Hermandad, este sustituye a la Cruz con el Sudario, símbolo de la Cofradía, que hasta entonces había servido de estandarte a la Hermanad.

Año 2001, es nombrado presidente  D. Santiago López Rodríguez.

Año 2002, se recupera la organización de “Els Carros Triunfals” en la procesión de Penitentes.

Año 2002, en colaboración con la “Colla de dolçainers i tabaleters XALOC”, se incorporan en la procesión del Viernes Santo el sonido de estos instrumentos típicos para acompañar las imágenes de la Hermandad.

Año 2008, se otorga a D. Miquel Soler i Barbera, el título honorífico de Hermano Mayor.